Bagà inaugura hoy la restauración de la iglesia parroquial de Sant Esteve

Domingo, 13 Febrero 2011

DANI PERONA (Regió7) / BAGÀ / 13-02-2011

Las obras han durado prácticamente un año y han tenido un coste de 700.000 €, financiados por la Diputación de Barcelona.

La iglesia parroquial de Sant Esteve de Bagà se inaugurará hoy coincidiendo con la celebración de la tradicional Fiesta del Arroz. El acto consistirá en una misa celebrada por el nuevo obispo de Solsona, Xavier Novell, a las 10:15 h, y a las 11 h se realizó la inauguración oficial de les obras, con la presencia del presidente de la Diputación de Barcelona, Antoni Fogué.

El proceso poner en marcha las obras empezó el 2004, y ahora, siete años después, son una realidad. Las obras han consistido en la reconstrucción de la cubierta, que presentaba muchas tejas rotas y algunas en avanzado estado de alteración, y se ha desmontado el antiguo tejado y los pilares que lo sujetaban y se ha construido una nueva. También se ha reformado el campanario, que se ha vuelto a las proporciones primitivas y se han incorporado unas escaleras interiores metálicas, la automatización del mecanismo del pique de campanas. A parte, se han adecuado los espacios para hacerlos más accesibles.

La redacción del proyecto y la dirección de la obra fue a cargo del “Servei de Patrimoni Arquitectònic Local” y el presupuesto total destinado a la restauración fue de 687.476 €, financiados para la Diputación de Barcelona.

Según el alcalde de Bagà, Nicolás Viso, el resultado de las obras es excelente. Añade que se ha seguido un criterio muy correcto, "por las grandes dimensiones que supone la restauración del edificio, teniendo en cuenta que ha tenido diferentes fases de modificación a lo largo de su historia". Viso destaca que eran unas obras muy esperadas y que eran necesarias para preservar el monumento en las mejores condiciones posibles, tanto por su valor patrimonial como por los sociales y culturales.

La restauración ha permitido retornar la imagen de la iglesia parroquial de Sant Esteve a la que tenía el s. XIV, cuando se consagró, después de algunas reformas que se han ido haciendo en diferentes épocas, y reparar todas las fisuras que habían surgido a lo largo de los años por falta de un mantenimiento adecuado.

Las obras, que comenzaron en marzo de 2010, han acabado en el termino establecido y, según Nicolás Viso, se creyó que, vista la buena evolución de las obras hace unas semanas, una buena fecha para la inauguración era el día de la Fiesta del Arroz.

Una iglesia histórica

Desde el año 1977 no se había hecho ninguna reforma importante en la iglesia parroquial de Sant Esteve. Entonces las obras también fueron a cargo de la Diputación de Barcelona y

La entidad ha decidido iniciar los actos de conmemoración de los sesenta años de historia en un día importante y festivo para la ciudad con una iniciativa multitudinaria: conseguir el baile “cerdà” más grande que se ha visto nunca. Todos los interesados en participar saldrán de la calle del Raval aproximadamente a las 11:45 y avanzaran hasta la plaza Porxada al ritmo de la música. Una vez lleguen, se colocarán para volver a repetir el baile popular. La intención es reunir más de 200 parejas de bailarines, y durante las últimas semanas se harán talleres para enseñar los pasos de la danza. A continuación, y para esperar el arroz, el “Esbart Cadí” hará su actuación.

consistieron en la remodelación del interior y la destrucción de la sacristía, espacio que ahora ocupa la plaza Serra i Vilaró.

La iglesia se construyó entre el 1330 y el 1446, alrededor de las casas que se habían levantado años antes. El monumento parroquial, inicialmente de estilo gótico, está dedicado a San Esteban y fue una iniciativa de la Universitat de Bagà (el actual Ayuntamiento) e impulsada por la sociedad civil de la época medieval, según los documentos municipales que todavía se conservan.

En el s. XVII la iglesia tuvo la primera remodelación, que provocó la modificación de la silueta con la construcción de un único tejado para toda la planta de la iglesia. Durante este siglo también se construyó una nueva sacristía.

En el 1753 el edificio sufrió un incendio, y es posible que, por este motivo, a principio del s. XIX se remontara la cubierta en un nivel superior, hecho que dio al templo el aspecto que tenía hasta los inicios de la reforma actual.

Durante la Guerra Civil Española se robaron algunos retablos, ventanales y campanas, elementos añadidos progresivamente durante las dos décadas siguientes junto con otros muebles. Con la última restauración, que se inaugura hoy, se espera dejar la iglesia en buenas condiciones y en un estado similar a la iglesia original construida hace más de setecientos años.

Un baile “cerdà” multitudinario

Hoy, Bagà repartirá unas 2.500 raciones de arroz, uno de los actos más esperados cada año para el segundo domingo de febrero en el Berguedà. Este año, a parte de la inauguración de las obras de la iglesia parroquial de Sant Esteve, se ha de destacar la celebración del 60 aniversario del “Esbart Cadí de Bagà”.