El Poblenou ganará un gran equipamiento en su rambla

Martes, 22 Febrero 2011

HELENA LÓPEZ (EL PERIÓDICO) / Barcelona

La falta de equipamientos que los vecinos del Poblenou llevan años denunciando podría tener los días contados. La última Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó hace unos días la construcción de un megaequipamiento en la rambla vertebral de este barrio de Sant Martí, que incluye una escuela, un casal y un gran aparcamiento subterráneo. Tres en uno.

Este ambicioso proyecto, previsto en la rambla del Poblenou, 128-130, tendrá un coste aproximado de 16,4 millones de euros y una previsión de ejecución de 15 meses, como siempre, a partir del momento en el que empiecen las obras.

Según el proyecto aprobado, el casal de barrio tendrá una superficie de 779 metros cuadrados, situados en la planta baja de este nuevo complejo ciudadano. Tendrá de una sala polivalente, además de espacios de administración, aulas de talleres y de informática y salas de reuniones conectadas con una envidiable terraza, pensada también para tener múltiples usos.

EXTERIOR E INTERIOR / Otros 6.323 metros cuadrados de este amplio complejo estarán ocupados por la nueva escuela de educación infantil y primaria, de los que 3.255 son interiores y 3.068, exteriores. El acceso a la misma se hará a través de un vestíbulo desde la calle de Sant Joan de Malta. La cubierta del colegio, por su parte, se habilitará como «espacio de conocimientos del medio natural y la sostenibilidad», una tendencia en boga en los colegios de nueva creación.

NUEVOS HUERTOS URBANOS / Ese conocimiento del medio natural se hará a través de unos huertos urbanos prefabricados en los que los niños aprenderán -entre muchas otras cosas-, que un tomate no nace por generación espontánea al fondo del supermercado. Al lado de estos pequeños paraísos de campo en la ciudad, se construirán también unos baños y un pequeño almacén.

Por último, está previsto que el aparcamiento subterráneo tenga una capacidad de 250 plazas para coches, además de espacios reservados para motos y bicicletas.

Desde la asociación de vecinos del barrio celebran la construcción de la escuela -vieja reivindicación, ya que el distrito de Sant Martí se lleva la palma en cuanto a barracones y en cuanto a la falta de plazas escolares- y del aparcamiento. «Si sirve para liberar un poco las calles de coches, bienvenido sea», apunta Xavier Pejenaute, presidente de la asociación de vecinos, aunque ponen en duda de la necesidad del casal. «En poco tiempo se han abierto varios casals en el barrio, uno en la misma rambla del Poblenou. Quizá sería mejor aprovechar ese espacio para crear un equipamiento que sea más necesario, como la escuela de música que hace tiempo que pedimos», reivindica Pejenaute.