Encontrados un ábside y una cripta del siglo VI bajo la basílica de Sants Just i Pastor en Barcelona

Martes, 26 Noviembre 2013

EUROPA PRESS / Barcelona

Este conjunto de restos han permitido afirmar a los arqueólogos la convivencia de cristianos y visigodos.

Investigadores han hallado en el subsuelo de la basílica gótica dels Sants Màrtirs Just i Pastor de Barcelona unos restos arqueológicos datados del siglo VI consistentes en un ábside soterrado del siglo VI, que conserva en su interior una cripta funeraria, lo que contribuye a consolidar la hipótesis de que este templo fue una segunda sede episcopal de Barcino.

Según ha explicado en rueda de prensa la arqueóloga Júlia Beltran, el ábside está situado en un nivel inferior, con 2,2 metros de altura, que incluye una cripta de carácter funerario destinada a albergar "muy posiblemente a un miembro destacado de la comunidad cristiana del momento", ha explicado Beltrán, que ha apuntado a que seguramente sería un obispo.

Entre otros argumentos, esta teoría se apoya en la existencia de una pequeña ventana, una 'fenestella confessionis' para que los fieles pudieran "mirar al interior de la cripta y rezar", aunque ésta también podría cumplir la función de aportar luz al interior de la cripta.

"Todavía esconde mucha información", ha explicado Beltrán, que ha concretado que este templo estaría situado de forma transversal a la nave de la actual basílica, y que podría haber sido víctima en el siglo XVIII y XIX de parcelamientos para realizar enterramientos y de recubrimientos de runas, ha dicho.

Estos restos han sido hallados entre septiembre y noviembre en el subsuelo de la nave gótica, dentro de la tercera fase de excavación del templo, donde ya se habían desenterrado en 2011 una columna y un arranque de un muro absidal, que hacía pensar que existía un edificio de culto precedente, situado en el siglo VI; mientras que en 2012 la investigación se centró en la Sacristía y permitió descubrir parte de una pila bautismal, datada también en este siglo.

CRISTIANOS Y ARRIANOS                               

Este conjunto de hallazgos han permitido afirmar a los arqueólogos la convivencia de cristianos y visigodos, que eran arrianos y que se establecieron provisionalmente en Barcelona en el 415 antes de convertirse en el siglo VI en Sede Regia, dando lugar a una buena convivencia.

La documentación escrita constata que la ciudad tuvo a partir del periodo visigodo una dualidad de culto arriano y católico, por lo que se supone la existencia de dos núcleos episcopales con dos obispos, situándose uno bajo la catedral actual --muy bien estudiado-- y, posiblemente, otro bajo la Basílica de Sant Just i Pastor, a raíz de todos estos hallazgos.

Dentro de esta tercera fase, otra actuación arqueológica cerca de la cabecera ha permitido identificar una secuencia de pavimentos tardoantiguos, y unas escrituras que son los primeros testimonios de la relación arquitectónica entre la basílica y el baptisterio.

Según ha explicado el teniente de alcalde de Cultura del ayuntamiento, Jaume Ciurana, esta fase de excavaciones ha tenido una inversión de 80.000 euros.