Ca l’Alier, de antigua fábrica a centro puntero de innovación urbano y tecnológico

Jueves, 7 Junio 2018

La Vanguardia (Europa Press - Barcelona)

La rehabilitación de la antigua nave, que albergará un espacio de la multinacional Cisco, cuesta unos diez millones y abrirá previsiblemente en otoño.

El Ayuntamiento de Barcelona ha finalizado las obras de rehabilitación de la antigua fábrica de Ca l'Alier, ubicada en el Poblenou, para convertirla en un nuevo centro de innovación urbana, gestionado por la fundación Bit Habitat, y un espacio de Cisco vinculado al Internet de las Cosas y las 'smart cities'.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha defendido en declaraciones a los medios que el nuevo centro contribuirá a "enriquecer el ecosistema" con el que ya cuenta la ciudad, ha dicho este jueves tras visitar el edificio con la directora general de Barcelona Activa, Sara Berbel, agentes implicados y vecinos.

La rehabilitación del edificio ha supuesto una inversión de cerca de diez millones de euros y, preguntado por los medios sobre su apertura, ha señalado que la voluntad del Gobierno de Ada Colau es que esté en funcionamiento cuando se celebre la Smart City Expo World Congress, que tendrá lugar en noviembre.

La rehabilitación de la antigua fábrica, del siglo XIX, se ha realizado preservando su valor patrimonial y arquitectónico, y ha incluidos elementos de autosuficiencia y gestión inteligente como captación de solar térmica y fotovoltaica y de aguas de lluvia y sistemas de control inteligente.

La fundación Bit Habitat está desarrollando dos líneas estratégicas que se llevarán a cabo en gran parte en la antigua fábrica: el Taller de Ciudades, para difundir pensamiento sobre innovación urbana y definir estrategias, y el I.Lab, un laboratorio de experimentación mediante la colaboración con ciudadanos, universidades, empresas y administraciones.

El centro de Cisco ocupará cerca de un tercio de la fábrica rehabilitada --en el acuerdo inicial de 2014 debía ocupar más espacio pero lo redujo-- y será una plataforma para la investigación tecnológica y la mejora de la sostenibilidad económica, social y medioambiental aplicada a las ciudades inteligentes, colaborando con startups, pymes, universidades, asociaciones de vecinos y administración pública.

Tras esta alianza público-privada, Ca l'Alier abrirá como un edificio inteligente de cero emisiones y con estrategias de autosuficiencia y de gestión inteligente, y Schneider Electric --que acordó en 2014 instalar un centro pero luego se retiró del proyecto-- ha aportado la tecnología eléctrica y soluciones de sostenibilidad y eficiencia energética.

El Ayuntamiento trabaja paralelamente en la transformación del entorno de la antigua fábrica, para mejorar el espacio público y generar entornos urbanos de calidad, y ya ha terminado la urbanización de parte del entorno del edificio.

Pisarello ha sostenido que el hecho de que Ca l'Alier pronto "se llene de vida" contribuirá al relanzamiento del distrito 22@, que el Ayuntamiento está enriqueciendo apostando por convertir la ciudad en una referencia en innovación urbana, que es indispensable para el progreso social y la igualdad de oportunidades, según él.